De faunos y faunas

Roser Amills/ septiembre 16, 2008/ Agenda & presentaciones, Clipping, Columnas opinión, Con mis ex parejas, Libros Roser Amills, Personal, Uno solo, por favor/ 0 comentarios

¡Ave, faunos!

A veces para dar ese estímulo que origina el buen color de las mañanas, veo cosas. Y llevo días charla que te charla de faunos y faunas, aunque no es un tema de hace poco y ahí está el quid de la cuestión. Es un tema que llevo unos años adorando (“ponga un fauno en su vida” resumiría todo esto)… y lo que ahora quería contaros es que se ha puesto en marcha una faunizción en cadena de lo más divertida.

Un día se lo conté a un amigo que pinta (pintor, para más señas) y ya ha hecho el primero (cuando me mande la foto, la pondré aquí). Después se lo conté a una diseñadora de calzoncillos, y los fauno-calzoncillos ya casi está listos, faltan unos ajustes y pam! los veremos en las nuevas colecciones de CK et alter para adornar la sensualidad masculina desenfrenada. Y yo misma hice hace dos o tres años una cabeza de fauno en barro. Me quedó de lo más faunística, se le ha quebrado uno de los cuernitos pero no ha perdido un ápice de su aspecto salvaje, ya os la enseñaré.

Retorno entorno turno nocturno en instantes de asueto, etc. Y mi adorado y cubano Gastón Baquero también habló de un fauno que había visto en un cuento de Julián del Casal cuando le dedica un pórtico a Seres enigmáticos / El hombre de las muletas de níquel, texto que casualmente leí hace cosa de un mes. Supongo que también muchos otros escritores que no he leído aún, pero ya llegarán.

Bien.

¿Y que tienen los faunos que a todo el mundo le molan? Pues que te los encuentras en la calle, en el súper, en el café, en el cine y a la vuelta de cualquier esquina, oscura o no. Clos, el alcalde albino de Barcelona, los odia pero no puede con ellos. Son faunos rastas, faunos progres, faunos lampiños y faunas, cada vez más.

Tantos que ya he perdido la cuenta, aunque los primeros meses los iba memorizando como cuando vas de viaje (además, preferiblemente, y eres pequeño por dentro o por fuera) y ves que tarda en llegar (¿cuánto falta?) y cuentas los coches que pasan, por ejemplo, de un determinado color. Este tipo de recuento se convierte en un momento dado en una especie de vicio, desarrollas en la pupila un detector que reconoce los elementos de tu elección incluso antes de que aparezcan por encima de las curvas o por detrás de la línea continua o de los más antiguos santuarios, los bosques naturales, y no puedes parar.

Vayamos al grano. He buscado un poco entre los papelotes, pixelotes y kilobites y aquí está mi imperfecto resumen de faunidades faunas satíricas pánicas por doquier:

1. el primer fauno

Fauno, una de las divinidades más antiguas de la religión romana, era venerado con el sobrenombre de Lupercus (Tito Livio 1,5,1). Es un dios campestre, al que se le atribuye procurar fecundidad a los campos y guardarlos contra todo accidente. Personifica las fuerzas generativas, de ahí las ramas de mirto con las que golpea a su amante. Según la tradición, fue Numa el primero que se dirigió a él para velar por sus rebaños. Cuando se heleniza la religión latina, a Fauno, por su carácter agreste y pastoril, se le identifica con Pan (Tito Livio 1,5,7).

2. el fauno dios y / o semidios

En la mitología romana, es nieto del dios Saturno, venerado como el dios de los campos y de los pastores. Se creía que hablaba con la gente a través de los sonidos del bosque y en las pesadillas. Algunas veces el dios griego Pan -famoso por sus amores con Siringe, Eco y Pitis, se le atribuye también la invención del onanismo- era asociado con el dios romano Silvano, dios de la naturaleza salvaje, equivalente a los sátiros griegos.

Tal como su contraparte griega, el fauno tenía las patas y los cuernos de cabra y un miembro viril siempre erecto, de desproporcionado tamaño. La iconografía cristiana de los demonios está claramente inspirada en los sátiros.

En el arte también se le representa en forma de hombre generalmente barbudo con un gorro de piel de chivo y en la mano una porra o un cuerno.

Y el dios Pan galanteaba siempre a las ninfas tocando el instrumento, pero todas lo rechazaban por su fealdad.

Sus lugares preferidos eran las montañas, las cuevas y parajes agrestes, pero su favorito era la Arcadia, donde había nacido. Se supone que la palabra pánico deriva del temor que sentían los viajeros cuando oían el sonido de su flauta en la soledad de la noche.

3. las faunalias

Si los faunos silvestres

salen a hablar sus voces sean campestres;

ni hablen de guerras, tratos, novedades

propias de las ciudades,

ni palabras obscenas ni estribillos

que se aprenden en plazas y corrillos.

Horacio

13 de Febrero, Idus de Febrero

Fiesta en honor de Fauno, en la que se ofrecía un sacrificio en su templo de la isla Tiberina. Las Segundas Faunalia se celebraban el 5 de Diciembre.

5 de Febrero, fiesta de las Lupercales, en honor de Fauno

Bajo el reinado de Rómulo, las romanas fueron afectadas de esterilidad y consultado el oráculo de la diosa Juno en el bosque de Esquilo, responde: “Madres del Lacio, que os fecunde un macho cabrío velludo”.

Se procedía en primer lugar al sacrificio de un macho cabrío en la gruta del Lupercal. Luego, el augur hace un látigo con la piel de la víctima y los Lupercos, con la cara manchada de sangre de la víctima, completamente desnudos y provistos de látigos, echaban a correr por el Palatino golpeando a las mujeres que se ofrecían a sus golpes para volver a ser madres. Los jóvenes desnudos representan al dios Pan, divinidad fecundadora y nieto del lobo Licaón, de ahí el nombre de Lupercales, derivado de “lupus”, lobo.

4. el fauno bueno, revoltoso o malo, según se mire…

Mécete en las ramas

de árboles conocidos.

No temas a los faunos

porque no más diabólico que el mundo

es el verso que ellos silban con sus labios.

Piénsame como el primer fauno

que hayas conocido.

Carlos López Dzur

El micropene era un ideal de belleza en el mundo grecorromano (pensemos en el David) y las figuras con penes enormes se las colocaban a los faunos, silenos o sátiros pues eran objeto de mofa. Príapo es el dios itifálico por antonomasia, guardián de huertos y jardines. Hijo de Baco y Venus, o de Adonis y Venus o de Zeus y Venus, su deformidad consistía en el tamaño descomunal de su miembro viril.

Cuando son viejos, a los faunos se les llama Silenos. En la mitología griega Sileno era un viejo sátiro, dios menor de la embriaguez. Era el padre adoptivo, preceptor y leal compañero de Dioniso, el dios del vino (de lo cual se infiere el carácter juerguista de este dios), al tiempo que era descrito como el más viejo, sabio y borracho de sus seguidores.

Se decía que cuando estaba ebrio Sileno poseía una sabiduría especial y el don de la profecía y se cuenta que el rey frigio Midas estaba tan ansioso por aprender de Sileno que capturó al anciano echando licor a una fuente de la que Sileno solía beber. Cuando cayó dormido, los sirvientes del rey le agarraron y llevaron a su señor. Sileno compartió con el rey una filosofía pesimista: que lo mejor para un hombre es no nacer, y que si nacía, debía morir lo más pronto posible.

Una versión alternativa cuenta que, tras la muerte de Orfeo, Dioniso marchó a Frigia (algunos dicen que de camino a la India) seguido de su habitual séquito de sátiros y ménades, del que formaba parte Sileno. Éste, abrumado por la vejez y el vino, terminó por perderse y fue capturado por campesinos, quienes le llevaron ante el rey Midas, quien ya le conocía y se alegró mucho al verlo, pues tenía así la ocasión de celebrar una alegre fiesta. Se cuenta que Sileno y el rey (que también tenía una gran experiencia con el vino) estuvieron diez días y diez noches de fiesta, tras los cuales el anciano fue devuelto a Dioniso. Éste concedió un deseo a Midas en agradecimiento a su hospitalidad hacia su padre adoptivo. El rey pidió entonces el don de transformar en oro todo lo que tocase.

5. el fauno asturiano

Busgosu (busgoso), fauno que vive en las montañas asturianas. Es inofensivo y protege a los animales y a los caminantes que entran en el bosque. Sólo los cazadores y leñadores, a los que tiene auténtica manía, deben andar con cuidado cuando entran en sus dominios. Es mitad hombre y mitad cabra, tiene patas, orejas y cola de cabra, pero el cuerpo, la cara y la estatura de un muchacho. Son descendientes del dios Fauno, cuyo nombre siugnifica: “el que desea el bien”. Por eso son amables y agradables y tienen buenos sentimientos hacia los seres humanos. Son los preferidos de las ninfas con las que bailan en los claros del bosque al son de su propia música tocada con una flauta inventada por ellos llamada caramillo.

6. el fauno quieto

Estatua de Pan. Castillo Hever, Kent, Inglaterra

Sileno ebrio, en el Louvre

7. el fauno musical

1892: Debussy compone La siesta de un fauno.

En palabras de Alicia Díaz de la Fuente, “Debussy toma el poema de Mallarmé del mismo nombre, cuya aparición pública en 1876 asentó los presupuestos de una nueva escuela que buscaba alcanzar la poesía pura y el absoluto a través de relaciones simbólicas, elaborando una obra musical cargada de evocaciones y sugerencias poéticas bien alejadas de la tradicional armonía tonal. La obra está basada en un tema único expuesto al inicio por la flauta y cuyo perfil cromático le confiere una acusada ambigüedad tonal. Dicho motivo se repite una y otra vez, pero lo más sorprendente de la pieza es que las sucesivas armonizaciones son siempre distintas, cambiándose no sólo el color armónico sino también la tímbrica del conjunto. Esta ambigüedad se relaciona íntimamente con las evocaciones simbólicas y las metáforas del poema (“Aquellos ojos vagos cual llorosa fuente…”). Además, la tipografía del poema, que presenta dos caracteres distintos de letras, uno para la descripción y otra para los sentimientos íntimos del fauno, se relaciona estrechamente con los distintos planos de la partitura. Podríamos afirmar, así, que a las connotaciones musicales del poema (su ritmo, o expresiones del tipo “son del agua”, “flauta”, “de acordes rociado”, etc.) se corresponden ciertas sugerencias poéticas de la partitura (la relación fauno-flauta, la expresión de “duda” con la que se inicia el poema ligada a la fuerte ambigüedad tonal de la obra…). Ambas obras presentan una sutil simbología que las sitúa en el nacimiento de una nueva concepción artística”.

8. el laberinto del fauno

Direción y guión: Guillermo del Toro

Reparto: Ivana Baquero, Sergi López, Ariadna Gil, Maribel Verdú, Doug Jones, Álex Angulo, Roger Casamajor, Iván Massagué, Milo Taboada, Manolo Solo, Mina Lira, Sebastián Haro

Productora: Tequila Gang, Estudios Picasso

Distribución: Warner Sogefilms

Estreno: 2006

De qué va: La historia, que cabalga entre géneros como la fantasía, las aventuras y el terror, se centra en la España de 1944, donde una niña descubrirá en las ruinas de un antiguo laberinto a una extraña criatura que le hará increíbles revelaciones sobre el origen de su estirpe. ..chan chan!

el laberinto del fauno

9. el fauno de Mallarmé

¡Estas ninfas quisiera perpetuarlas!

Tan claro,

su ligero encarnado, que en el aire revuela

abatido de espeso letargo.

[…]

Mas el alma,

de palabras vacante y este cuerpo aturdido,

sucumben a la fiera calma del mediodía;

sin más, fuerza es dormir en el blasfemo olvido,

en la sedienta arena yaciendo, ¡pues me place

abrir la boca al astro eficaz de los vinos!

10. las faunas

El fauno es el padre y / o esposo de Bona Dea (“la buena diosa”, o fauna).

BONA DEA – (Mit.) Bona Dea es una diosa romana, cuyo culto, muy antiguo, celebraron exclusivamente las mujeres, estando prohibida terminantemente la entrada de los hombres. Su ceremonia oficial, a principios de diciembre, se realizaba de noche en casa del primer magistrado, con presencia de las Vestales, decorándose la habitación con flores y plantas, pero excluido el mirto. Este antiguo culto, al parecer, del poder de la fertilidad, se celebró más tarde en un templo construido en el Aventino.

Para explicar las particularidades de su culto, cuentan los mitógrafos que Bona Dea, en realidad llamada Fauna, era hija de Fauno. Su padre se enamoró de ella, pero la muchacha, imagen de la castidad, se negó a sus deseos, provocando tal ira en Fauno que la flageló con ramas de mirto, logrando al fin sus propósitos transformado en serpiente. Una segunda versión hace de Bona Dea la esposa de Fauno, mujer virtuosa y casta. Un día, sin embargo, la encontrar en su casa un jarro de vino, se emborrachó, por lo que Fauno, indignado, la golpeó con varas de mirto con tal brutalidad que provocó su muerte. Lleno de remordimientos, instituyó más tarde su culto.

Tan rigurosa era la prohibición de que los hombres participaran en este ritual, que no se lo permitieron ni a Hércules. Esto molestó al héroe, que, en venganza, instituyó unas ceremonias en Ara Maxima en las que no podían participar las mujeres.

La Osa de Ándara (Cantabria)

Famosa mujer-osa de nuestra mitología. Se dice que vive en la región de Andara donde aterroriza a sus habitantes. Habita en el Grajal y Mancodio en verano y en las cavernas de la entrada al desfiladero de la Hermida conforme se va acercando el invierno. A medida que el tiempo empeora, el frío y las nieves la obligan a bajar a Andara. Se dice que es muy brava y forzuda atacando sin cobardía solo a aquel que le irrita.

Tiene cara de mujer, aunque está arrugada y quemada por el sol. Asimismo, sus rasgos están desdibujados por su aspecto bestial. Sus cabellos están arremolinados y son oscuros como el carbón. Sus brazos y piernas están cubiertos también por un espeso pelambre semejante al de un oso, de donde viene su nombre. Se cubre el cuerpo con un traje raído y harapiento así como con pieles de cabritillo.

Se alimenta de leche, castañas, raíces y maíz, aunque también se dice que mantiene con ella un rebaño de ovejas que ella misma roba y de las que se alimenta. También captura a veces un rebeco recien nacido al que cría y domestica y que no sacrifica hasta que ha encontrado otro para suplirle.

¿Y cómo eran las faunas? Por ahí (no sé dónde, en alguna que otra deliciosa colección particular, quizás) tenemos únicamente la representación de las Mujeres y faunas que imaginó / vio Picasso en 1956 para este portofolio en hojas, con 12 dibujos reproducidos a la plantilla (Ed. “Au Vent d’Arles”, Paris) con una tirada 200 ejemplares + 26 ejemplares H.C.)

las faunas de Picasso

11. Bukowsky, el fauno que se convirtió en sileno

…es curioso, como se suceden las cosas. Esta mañana en el tren -se lo acabo de contar hace un rato a marcóticos- se me ocurrió que Charles Bukowsky era un fauno que luego se convirtió en excelente sileno, y ahora me entero de que hoy es el aniversario de su muerte. Murió de leucemia el 9 de marzo de 1994, y el 26 una multitud que pasaba por Beverly Boulevard 8300 preguntaba por qué había tantas sillas en la banqueta y tanta gente en el Arundel Antiquarian Books. La duda quedó despejada pronto: la estación de radio KCRW colocó una bocina afuera del local para que la gente que no pudo entrar escuchara el recordatorio a Charles.

Pero lo que importa es su vida, y lo que hizo, claro. Ya sea como Charles o Chinaski, su alter ego, se refugiaba en su único credo: dos botellas de tinto y música clásica, y entonces los textos salían de su máquina como en cascada. Cuenta que redactó su primera novela en sólo 19 días, y se han publicado más de 60 libros de poemas, cuentos y novelas, incluyendo ediciones póstumas, que lo confirman como un escritor que hacía de su literatura, autobiográfica casi toda, una hoguera en la que se incendiaba (“me simpatizan los hombres con dientes y mentes rotas, y me atraen las mujeres viles, prostitutas borrachas con medias holgadas”, escribió).

CÓMO SER UN GRAN ESCRITOR, según Charles Bukowsky

tienes que cogerte a muchas mujeres

bellas mujeres,

y escribir unos pocos poemas de amor decentes

y no te preocupes por la edad

y los nuevos talentos.

Sólo toma más cerveza, más y más cerveza.

Anda al hipódromo por lo menos una vez

a la semana

y gana

si es posible.

aprender a ganar es difícil,

cualquier pendejo puede ser un buen perdedor.

y no olvides tu Brahms,

tu Bach y tu

cerveza.

no te exijas.

duerme hasta el mediodía.

evita las tarjetas de crédito

o pagar cualquier cosa en término.

acuérdate de que no hay un pedazo de culo

en este mundo que valga más de 50 dólares

(en 1977).

y si tienes capacidad de amar

ámate a ti mismo primero

pero siempre sé consciente de la posibilidad de

la total derrota

ya sea por buenas o malas razones.

un sabor temprano de la muerte no es necesariamente

una mala cosa.

quédate afuera de las iglesias y los bares y los museos

y como las arañas, sé

paciente,

el tiempo es la cruz de todos.

más

el exilio

la derrota

la traición

toda esa basura.

quédate con la cerveza,

la cerveza es continua sangre.

una amante continua.

agarra una buena máquina de escribir

y mientras los pasos van y vienen

más allá de tu ventana

dale duro a esa cosa,

dale duro.

haz de eso una pelea de peso pesado.

haz como el toro en la primer embestida.

y recuerda a los perros viejos,

que pelearon tan bien:

Hemingway, Celine, Dostoievski, Hamsun.

si crees que no se volvieron locos en habitaciones minúsculas

como te está pasando a ti ahora,

sin mujeres

sin comida

sin esperanza…

entonces no estás listo

toma más cerveza.

hay tiempo.

y si no hay,

está bien

igual.

Así que vaya esta humilde nota en su recuerdo.

Sólo quería decir que Bukowsky a mi juicio reúne lo mejor de todos los personajes que he ido nombrando, y precisamente hace unos días puse en una entrada un poema soyo que me encanta (si quieres ver esa entrada, y además descubrir / comprobar que incluía un jueguito, en el que sólo participó Daniel, haz click aquí).

CURIOSIDADES VARIAS

—-> Originalmente los faunos eran ipotanes (seres mitad caballo mitad humano, a diferencia de los sátiros normales, que eran mitad cabra mitad humano) que formaban parte del cortejo de Dioniso cuando llegaban a la vejez (y se les conocía entonces como silenos).

—-> Los silenos eran aún más borrachos y joviales, a todas horas soñando con el abismo o ignorando el vértigo del dolor íntimo a base de tragos largos, y tenían un aspecto parecido al de los demás miembros de la raza de los faunos y sátiros, salvo porque solían ser más feos, calvos, obesos y barrigudos, de gruesos labios y narices. Aunque algunos tenían piernas de humano habitualmente conservaban las orejas de asno y la cola de caballo.

—-> Algunos iban además armados con varas cubiertas de hiedra, con una piña de pino en la punta, llamadas “thyrsus”, y serpientes, espadas y bramaderas.

—-> En ocasiones también se les representaba coronados con cuernos de buey.

—-> Llamamos sátiro a un hombre muy interesado por el otro sexo, y de ahí la satiriasis, que es el atractivo superior a la media que un hombre siente por las mujeres. Mientras que la sátira no es la mujer del sátiro, sino una forma de humor.

—-> Se consideraba que Sócrates se asemejaba a un sileno. Tanto es así, que en el museo del Louvre se conserva un famoso busto en el que se le representa con estas características.

—-> Y para los más científicos: algunos especialistas plantean la hipótesis de que el origen de las leyendas sobre silenos, faunos y ninfas sea el recuerdo de encuentros con antiguos homínidos.

Compartir esta entrada

¡Puedes hacer algo genial! Comenta esta entrada: