Entrevista en el semanario Pisco&Mate | “Los proyectos llegan solos, pero sólo llegan mientras trabajas…”

/ abril 5, 2014/ Agenda & presentaciones, Algaida, Bares y locales que he visitado, Clipping, Con mis ex parejas, Entrevistas a Roser Amills, Fes bondat, Fotos de los lectores y lectoras, Libros Roser Amills, Personal, Sé buena, Style, Uno solo, por favor, Víctor Amela, ex pareja de Roser Amills/ 0 comentarios

Entrevista realizada el 29/03/2014 por Lic. Diego Martínez Cluzet

Para conseguir el libro Sé buena puede visitar los siguientes link:

Para los lectores en España: 

https://www.amazon.es/dp/B00IWSNR3O

Para los lectores internacionales: 

https://www.amazon.com/dp/B00IWSNR3O

 

 

Roser Amills nació en Algaida, Mallorca, en diciembre de 1974 y tiene dos hijos, uno de 18 años y otro que va a cumplir siete en mayo. Es Micrófono de Plata de Informadores APEI-RTVE 2014 en la categoría de Internet, ha ganado el premio La Llança de Sant Jordi de Òmnium Cultural 2 años consecutivos (2011 y 2012) y es la representante nacional del boom erótico para mujeres que llegó desde EEUU con Las sombras de Grey. Actualmente acaba de publicar la novela erótica, mágica y reveladora sobre la existencia de las hadas “Sé buena”. En Amazon y ya ha despuntado entre los libros más vendidos y ha inaugurado una nueva fiebre por las hadas y las encantadas que muy probablemente nos rodeará en los próximos meses.

 

 

Hoy nos abre las puertas la escritora mallorquina Roser Amills, bienvenida a Pisco & Mate

 

¿Cómo te definirías?

 

Ante todo, soy escritora desde niña, y me he pasado la vida comunicando historias propias, ajenas e imaginarias. También soy una mujer occidental libre que ha aprendido a disfrutar de su libertad sexual-

 

¿Cuántos años viviendo en Barcelona? ¿Qué extrañas de Mallorca?

 

Llegué a Barcelona para estudiar en la universidad en 1992, y han pasado ya 22 años de nostalgia. Echo de menos la isla a diario y viajo cuando mi trabajo me lo permito, que es siempre mucho menos de lo que querría.

 

¿Quién es tu escritor(a) favorito(a)?

 

Adoro y admiro a Sylvia Plath, a Juan Ramón Jiménez, a Marcel Proust, al psicopompo mallorquín Cristóbal Serra, a Walter Benjamin, a Rafael Chirbes y a Elisabeth Bishop… y a mi novio, Víctor Amela, y no sólo por lo que escribe, ¡claro!

 

Ha publicado más de 15 libros (17 aproximadamente) ¿cómo nace esa vocación por escribir?

 

De niña tenía facilidad para la lectura (empecé a leer muy precozmente y para la escritura (redacté y leí mi primer poema con seis), fue entonces cuando empecé a hablarles de mi vocación a familiares y profesores. Me animaron y me desanimaron, me ofrecieron lecturas para formarme y ya luego… he trabajado muchísimo en ello, me he quemado las pestañas primero ante la máquina de escribir y luego ante el ordenador.

 

Has escrito “Morbo”, “Las 1001 Fantasías más eróticas y salvajes de la historia”, entre otros libros. ¿Cómo ha avanzado la literatura erótica en los últimos años?

 

Las mujeres hemos alcanzado un nivel de usuarias avanzadas del erotismo literario y hemos empezado a consumir y producir los libros que deseamos leer. Además, hemos comprendido que es una valiosa fuente de autoestima: cuantas más fantasías eróticas seamos capaces de compartir y comprender, mejor nos conoceremos y más complicidad lograremos con nuestra pareja y con nosotras mismas. ¡El boom de la literatura erótica, en cierto modo, está cambiando el mundo y a las mujeres!

 

¿El erotismo se sigue viendo como un tabú en España o se toma con normalidad?

 

Se da la contradicción de que queremos más erotismo, más a la vista, en los libros, en el arte, en el cine… Ya no nos conformamos con el fundido en blanco de unas cortinas volando al viento en los momentos de culminación sexual que se estilaba el siglo pasado, nos gusta que nos traten como a adultos y sin censuras, queremos ampliar nuestra cultura erótica con guiones insólitos para los juegos de seducción y hay cientos de tiendas de juguetes eróticos en todas las capitales… Y al mismo tiempo sigue el puritanismo de siempre y a quien se muestra abiertamente se le censura, con la boca pequeña, pero se le censura. Es lo de siempre, queremos aparentar que somos muy modernos, pero queda mucho por mejorar.

 

Hoy está lanzando “Sé buena” ¿cómo se te ocurrió?

 

Como ya he contado en las redes, el 2 de febrero se cumplieron seis años de la muerte de mi abuelo Miquel Bibiloni Sastre. Le llevé una máquina de escribir amarilla al cementerio en vez de flores, él escribía guiones de cine. Y les prometí, a él y a mi abuela Catalina Pou Barceló, esta novela que acabo de publicar.

 

Y digo que he tardado porque las historias empezaron a germinar en mí hace más de treinta años, de niña, en mi pueblo natal, cuando mi abuela y mi abuelito me contaban las desventuras y milagros de los seres que no se ven pero que según cuentan mueven nuestros destinos, salpicando esos relatos con peripecias familiares y esos silencios de cuanto ellos misma no se atrevían a contar. A partir de ahí, tuve que investigar por mi cuenta y al tirar de cada nuevo hilo todo se fue engarzando.

 

¿Cuánto de Vitalia existe en Roser o es sólo ficción?

 

Nos parecemos, sí, porque la protagonista es una mujer de más de 30 años, Vitalia, y la acción transcurre entre Barcelona y Mallorca, en los años 90. Abandonó la isla a los 17, como yo, pero… La novela se ha escrito sola y Vitalia es ya una amiga con la que tengo muchas afinidades pero que posee su propia entidad: mucho de cuanto hace, vive y siente se parece a lo que hago, he vivido o he sentido yo, sí, pero ella va mucho más allá que yo en muchos aspectos y me tiene totalmente fascinada por su capacidad de desvelar y asumir confesiones inesperadas, mapas de islas y pueblos que jamás existieron, seres subterráneos que iluminarán su biografía, magnéticos suicidios que la oscurecerán hasta la desesperación, cartas con crípticos mensajes de 1890, habladurías, una herencia reparadora y otra lúgubre pero millonaria…

 

Espero que eso se note cuando los lectores la conozcan, Vitalia atrapa y la veréis, como yo la he visto, convertirse en una mujer muy especial capaz de cuanto se proponga.

En una nota de prensa dice que esta novela se comenzó a gestar con los relatos de su abuela. ¿Catalina está reflejada en la novela o es sólo la inspiración con sus historias? 

 

Este nombre, Catalina, es uno de los más habituales en Mallorca, y cuando descubrí, por azar, que proviene de Hécate, la diosa de las profundidades, decidí que así se llamaría este inquietante y seductor personaje que tanto le cambia la vida a su hombre, Walter Solon, hasta el punto de casi acabar con él. Pero no me he inspirado en mi abuela, sino en las historias que mi abuela me contó de niña: hay cuatro generaciones de mujeres extraordinarias y estigmatizadas por suicidios sobrecogedores, amor, sexo promiscuo, experiencias psíquicas alteradas, mentiras, testamentos inquietantes, peripecias y obstáculos insólitos, una turbia investigación… para llegar a un estruendoso desenlace que desvela los secretos de una historia conmovedora, a ratos romántica y en otros aterradora.

 

El libro fue lanzado en marzo y ya está en la lista de los más vendidos de amazon ¿esperaba que el libro sea bien recibido por el público?

 

Me ha emocionado recibir tantos mensajes de lectores que me dan las gracias por hacerles soñar, por entregarles una novela en la que se entrelazan tantos misterios, y el mérito es suyo, de los lectores, que han valorado los años de trabajo y la emoción que he volcado en la novela. Es muy gratificante, y mágico, precisamente como algunas de las historias que aparecen en el libro! 

 

De todos los libros que ha escrito ¿Cuál es su preferido? ¿Por qué?

 

Esta novela es muy especial, muchísimo para mí, y sé que me costará escribir algo que sienta tan profundamente. Quizás me suceda lo mismo con mi primer libro, “Uno solo, por favor”, un poemario con el que a los 19 años gané un premio en Madrid y que se editó, lo que me supuso un regalo que recordaré toda la vida: tener ese libro entre las manos me permitió terminar de creerme mi vocación de escritora y desarrollarla con más empuje.

 

Es considerada como la periodista más influyente de Cataluña. ¿Sigue haciendo su vida normal o cuida mucho sus acciones?

 

La influencia en las redes sociales se basa en el número de seguidores y me siguen por cómo soy, por la naturalidad y la sinceridad, así que no tiene sentido que cambie nada. Ofrezco mi punto de vista y me responsabilizo de él.

 

La mayoría de sus libros han llegado a ser éxitos. ¿Cómo comienza a imaginar un nuevo proyecto?

 

Los proyectos llegan solos, pero sólo llegan mientras trabajas. No espero de brazos cruzados a que venga una inspiración, aunque sí me dejo llevar, y mucho, por los arrebatos creativos. Cuando tengo una idea la pongo en marcha, algunas llegan a buen puerto y otras se quedan por el camino, pero nunca dejo de intentarlo, con ganas.

 

¿Qué consejo le daría a un(a) joven que quiere dedicarse a las letras?

 

Que lea mucho más de lo que escribe, es la única manera de aprender a escribir,  y no sólo a los grandes sino todo tipo de lecturas, porque todo enriquece y enseña. A partir de ahí, lo único que hay que buscar es la propia voz, que no se sabe cómo ni por qué llega, pero que cuando sientes que está ahí no te deja ya parar y eres eso, escritor o escritora, para siempre.

 

Un mensaje para los lectores de Pisco & Mate

 

Estimado lector: quizá alguna vez, en un bosque o en un jardín, has entrevisto el paso fugaz de un vuelo y no has podido identificarlo: ¿era un diminuto pájaro? ¿Un insecto grande? Dicen que es cosa del azar o de la imaginación, pero no es cierto: es la mirada lo que importa.

 

Se ha movido veloz por tu campo visual, pasó como un suspiro. Vitalia y yo también lo hemos visto, muchas veces.

¡Es un hada, no lo dudes!

Esta novela te va a encantar: léela, ayudarás a expandir la magia. Las hadas me han dado suerte, y se la darán a quien lea esta novela, estoy segura de ello.

 

Roser, te damos las gracias por habernos recibido y que este libro sea un éxito, como va en camino a serlo. Muchas gracias y hasta la próxima.

 

Créditos: Fotógrafo: Guy Aelbrecht

 

 

Compartir esta entrada

¡Puedes hacer algo genial! Comparte y comenta esta entrada: