LosTiempos.com | Objetivo 2015:¡Revitaliza tu vida amorosa!

Roser Amills/ enero 9, 2015/ Agenda & presentaciones, Columnas opinión, Libros Roser Amills, M'agrada el sexe, Me gusta el sexo, Uno solo, por favor/ 0 comentarios

Rocío Gaia / LosTiempos.com

Al final de un día agotador, como los que tienen lugar durante el ajetreo de las fiestas navideñas, puede ser una buena idea relajarse e intimar mediante una sensual sesión de caricias, según indica la escritora Eva Gizowska, afincada en Londres y especializada en salud, pareja y bienestar.

 

Lo dijo “Si echas de menos que tu pareja se lance sobre ti apasionadamente, prueba a acariciarla con cualquier excusa: si te abre la puerta, agradéceselo con un pellizco en la cintura o algo más abajo”

Roser Amills | autora de “Me gusta el sexo!”

me gusta el sexo de roser amills lector regala a su novia

Gizowska, autora del libro “Seduce: 100 Tips to Arouse” (Seducción: 100 consejos para atraer) es partidaria de “caricias para todos” y para ponerlas en práctica aconseja elegir un lugar tranquilo y confortable, atenuar las luces y poner música relajante.

“No se preocupe, no tiene que ser un masajista experto: simplemente déjese llevar y haga lo que le parezca adecuado, comenzando por unos suaves toques y caricias. Después, dígale a su pareja que se eche boca abajo, mientras usted se arrodilla a su lado”, prosigue Gizowska.

A continuación, “frótese las manos para calentarlas, coloque cada una de ellas en la parte inferior de la columna vertebral y trabaje ligeramente hacia arriba. Masajee, acaricie o deslícelas (lo que más le guste) a lo largo de la espalda, los hombros y el cuello, trabajando en dirección al corazón, siendo imaginativo y probando distintos tipos de presión y caricias”, explica

La escritora mallorquina Roser Amills (www.roseramills.com) coincide con Gizowska sobre la importancia de los roces cariñosos para despertar y mantener la pasión en la pareja y destaca que “no hay que esperar a la cama para acariciar”, una sencilla recomendación válida no solo para reforzar la intimidad amorosa en estas fechas pero para planteársela como uno de los mejores propósitos durante el año que comienza.

EL PODER DE LOS ARRUMACOS COMPARTIDOS

“Saber acariciar y saber disfrutar con ellas son habilidades susceptibles de aprendizaje y de entrenamiento, que cada persona ha realizado, en distinta medida, a lo largo de su vida, sin que nunca sea tarde para dedicarles atención y recuperarlas”, explica a Efe, Amills, autora del libro “Me gusta el sexo!”.

Según esta experta “siempre vamos despistados y con prisas pero para que las cosas sean distintas, en el seno de la pareja, hay que ocuparse simplemente de hacerlo de forma diferente la próxima vez”.

Si echas de menos que tu pareja se lance sobre ti apasionadamente, prueba a acariciarla con cualquier excusa: mientras habla por teléfono en la coronilla; si te abre la puerta, agradéceselo con un pellizco en la cintura o algo más abajo…”, sugiere la autora de “Me gusta el sexo!”.

Amills es categórica al afirmar: el cuerpo de nuestro ser amado “tiene mucha piel a la espera de los mimos y arrumacos y, por encima de la ropa, también son muy excitantes”.

“Todos necesitamos afecto y caricias y es un buen punto de encuentro para entendernos. A la hora de impartirlas no importa el momento, el caso es darlas, con el aliciente de que así, a lo mejor, nos entendemos un poco mejor”, destaca esta experta.

DECÁLOGO PARA REAVIVAR EL DESEO

También para la psicóloga clínica, María del Carmen Moyano Rojas, fundadora de Anagnor Psicólogos (www.anagnor.com), devolver el deseo y la sensualidad a nuestra relación de pareja puede ser uno de los propósitos más estimulantes para el 2014.

Esta experta en Terapia Breve ha elaborado, a petición de Efe, diez consejos prácticos para mejorar la sexualidad compartida y revitalizar nuestra vida amorosa en el año que entra, en los que aflora un común denominador: para estar bien con nuestra pareja, también tenemos que estar bien con nosotros mismos. .

1 Salir de la rutina y ser más creativos.

Aunque parezca difícil salir del automatismo, no lo es tanto. Una fórmula sencilla, consiste en poner atención a los “tengo que”, o sea a nuestras obligaciones o las que nos marcamos y que hacen que nuestra vida no sea tal, sino que nos hace comportarnos como autómatas. Cambiemos los “tengo que” por los “siento que”, referidos a lo que sentimos y a aquello que nos hacer sentir bien, y nuestra creatividad emergerá de forma natural.

2 Mejorar la comunicación erótica.

Un principio básico de la comunicación es que es imposible “no comunicar”, así que si tenemos que mejorar la comunicación a nivel erótico es que hay otras formas de comunicación que han caído en el mutismo. Otra fórmula mágica: cambia “el no puedo por el quiero”, o mejor, “el quiero por el puedo”.

3 Cultivar el ‘factor sorpresa’.

El sorprender a nuestra pareja tiene que ver con el cuidado de uno mismo, que es absolutamente imprescindible para poder cuidar de los demás, de la relación. Si estamos atentos a lo que nos gusta a nosotros, podremos dar con tanta generosidad que sorprenderemos al otro.

4 Permitir que cada uno se sienta libre y espontaneo.

Para poder vivir la relación con libertad y espontaneidad tenemos que ser respetuosos y ese respeto comienza por no poner adjetivos a lo que vemos y experimentamos. Es decir no hacer juicios de valor. Es difícil hacer daño o que nos hagan daño, si no nos sentimos enjuiciados ni enjuiciamos a los demás.

5 Mejorar los preliminares y juegos amorosos.

La relación que se establece en lo erótico y lo sexual se hace desde la parte más infantil que existe en cada uno de nosotros. Y cuando somos niños la relación con los demás se establece desde el juego. Por lo tanto: “Juguemos mucho en pareja!”.

6 Buscar los momentos y ambientes ideales.

Vivir nuestra sexualidad de forma sana implica madurez. Un signo de esta madurez es poder establecer la diferencia entre el ámbito privado y el público. La sabiduría está en elegir a la persona adecuada, del modo óptimo y vivir los sentimientos en el contexto más favorable. En el ámbito público, mostrando respeto hacia nuestra pareja, y en el privado, creando las situaciones más deseadas.

7 Fomentar la ternura y la cercanía emocional.

La “completitud”, es decir la cualidad de estar completo del ser humano, se consigue cuando tenemos una pareja que es cómplice de nuestros sentimientos. La ternura nos acerca y nos hace sentir seguros.

8 Relaciones más divertidas.

Recordemos que nuestra parte más divertida está en nuestro niño, saquémoslo más! Además, la risa fortalece nuestra psique.

9 Encontrar la frecuencia ideal para ambos.

No existe una asiduidad ideal, ya que cada uno de nosotros somos seres únicos e irrepetibles. Nunca nadie ha sido como nosotros y nunca habrá otro ser igual que yo. La frecuencia se sincroniza con el conocimiento del otro y siempre la estimularemos más si nosotros mismos estamos bien.

10 Atentos a la autoestima sexual.

La autoestima no se puede mejorar, se tiene o no se tiene. Si nuestra estima se nutre del otro, de lo que otros nos hagan sentir, el día que éste “otro” se marche nos quedaremos sin estima. Y si lo que hacemos es “desestimarnos” es conveniente visitar a un profesional. /

 

Compartir esta entrada

¡Puedes hacer algo genial! Comenta esta entrada: