Gala de inauguración de la nueva temporada del Gran Teatre del Liceu con Turandot

Roser Amills/ octubre 10, 2019/ Agenda & presentaciones, Clipping, Columnas opinión, Peinados, Style/ 0 comentarios

El pasado lunes 7 de octubre el Liceo inauguraba la temporada de su 20 aniversario con Turandot, un estreno mundial que estará en cartel del 7 al 25 de octubre.

Tuve el placer de encontrarme con la gestora cultural Varda Sokolowicz y del grupo Dones & Cultura estaban también la directora de ópera Anna Ponces y la actriz Àngels Bassas.

Por otro lado, fue maravilloso ver tras la obra, ya en el cóctel en el foyer del Liceu, a Omar Tubau: le hice de canguro cuando tenía unos seis añitos y yo era estudiante de filología en la Universitat Autònoma de Barcelona y ahora es uno de los figurantes de esta ópera.

Roser Amills i Varda Sokolowicz, inauguracio temporada Gran Teatre del Liceu 2019

Roser Amills i Varda Sokolowicz, inauguracio temporada Gran Teatre del Liceu 2019

 

Para esta gala, por cierto, elegí un vestido azul tinta de las mallorquinas Las Tres Marías que me encanta!

Roser Amills i Omar Tubau, inauguracio temporada Gran Teatre del Liceu 2019

Roser Amills i Omar Tubau, inauguracio temporada Gran Teatre del Liceu 2019

Roser Amills inauguracio temporada Gran Teatre del Liceu 2019

El Turandot más tecnológico

Para esta ocasión tan especial, el 20 aniversario del Liceu, se eligió una producción rompedora, dirigida por Franc Aleu, con una espectacular y tecnológica puesta en escena y un reparto de lujo: Iréne Theorin, Lise Lindstrom, Jorge de León, Gregory Kunde, Ermonela Jaho y Anita Hartig entre otros.

El maestro Josep Pons dirige esta ópera que cuenta con una orquesta de 95 músicos y un coro  de 95 voces.

La puesta en escena destaca por el uso de las últimas tecnologías, con una escenografía en movimiento de Carles Berga, cobots -robots col·laboratius- de Universal Robots y el vestuario de luces led controladas por wifi de Chu Uroz, así como el complejo sistema de iluminación de Marco Filibeck.

 

 

 

 

Una gran pirámide preside el espacio escénico emulando el trono del emperador y hogar de Turandot. Una impresionante estructura giratoria con seis bloques de escaleras y coronada por dos brazos robóticos que sirve para crear una alegoría del poder y de la sociedad contemporánea en sus obsesiones más morbosas: la intromisión en la vida privada de los demás, el espectáculo del linchamiento y la fascinación por los mecanismos de control social.

Los tres actos comparten la misma escenografía, pero va cambiando en cada escena. Un mundo virtual que ha sido posible gracias a un equipo de lujo formado por Francisco Aleu, Susana Gómez, codirectora de escena, y Carles Berga como responsable del espacio escénico.

Compartir esta entrada

¡Puedes hacer algo genial! Comenta esta entrada: