el cerebro joven no retiene nada, la sangre es aún demasiado caliente y arrastra consigo al recuerdo. Gustav Meyrink

/ PARA PENSAR

el cerebro joven no retiene nada, la sangre es aún demasiado caliente y arrastra consigo al recuerdo. Gustav Meyrink

Compartir esta entrada

Comparte y comenta esta entrada: