Mi columna de este mes en el diario balear @uhmallorca:

–>

Los mallorquines conquistarán el mundo
la cultura está abierta a influencias porque es un fenómeno de interacción humana: la inventamos, comunicamos o ignoramos, individual y colectivamente. La cultura de Mallorca posee un carácter modelado a lo largo de los siglos y su insularidad, a la vez que estar en medio del Mediterráneo nos ha impelido a viajar mucho.
Los trasvases culturales han representado una gran fortuna para mallorquines y foráneos, y ojalá así siga para compartir lo que somos y sabemos y aprender de los demás, pues del transporte de la cultura fuera del propio territorio puede depender su pervivencia, como sucede con ciertos árboles con semillas voladoras, capaces de desplazarse cientos de kilómetros. Este sistema, basado en la dispersión, aumenta la capacidad de adaptación.
Consciente o inconscientemente, siempre ha habido mallorquines que dieron vuelo a las esporas de su mallorquinidad en todo territorio fértil a su alcance: literatura, lengua, arquitectura, arte, deportes, gastronomía… pero el máximo exponente de semilla voladora fue el algaidín Ramón Llull. Desde que en 1274 el infante Jaime, antiguo alumno de Llull, le llamó a su castillo de Montpellier, ya no paró de viajar: Europa (Alemania, Francia e Italia), Tierra Santa, Asia Menor y el Magreb, para morir en el mar de regreso a Mallorca. Mundialmente conocido y principal artífice del catalán literario, influyó allende los mares y tiene en toda Europa aplicados estudiosos.
Otro erudito, también de Algaida, es Bartolomé Pou, que se trasladó a Italia para dar lecciones de latín y griego, pero por sus amplios conocimientos en antigüedades se especializó en descifrar inscripciones: ¿cuántos secretos internacionales no habrían visto la luz si no fuera por él? Más reciente, Joan Mascaró Fornés fue otro infatigable, que más que famoso resultó muy reconocido, pues a él se debe una de las traducciones más populares al inglés del texto hindú del Bhagavad Gita, los más importantes Upanishads y el texto budista Dhammapada. Pasó de Mallorca a Cambridge y de ahí a Asia entera, y entretanto fue el responsable directo del interés de los Beatles por la India y sus viajes a aquel país, con lo que cambió la historia de la banda y de la música que compusieron. También Emili Manzano, desde su productora Pickwick Films, está influyendo no sólo en la televisión catalana sino también en la recuperación de los grandes temas del pensamiento universal para el gran público con su programa Amb Filosofia (todos los viernes, a las 23:30h, en Canal 33), y en apenas unas semanas desde su estreno ha cosechado ya cuatro mil activos seguidores internacionales en Twitter (@ambfilosofia).
Otros que también han recorrido ya lo suyo son el piloto de moto GP Jorge Lorenzo, los tenistas Rafel Nadal y Carlos Moyà, las compositoras y cantantes Chenoa y Concha Buika con sus giras internacionales… Por no hablar de otros recursos conquistadores que han arraigado de maravilla, como es el caso de la primera pastelería La Mallorquina en la célebre Puerta del Sol de Madrid, en 1854: hoy es difícil no encontrar ensaimadas en cualquier pastelería nacional.
Para el último ejemplo vamos por caudales más traviesos, los del erotismo, aunque seguimos con la dispersión de semillas: la actriz Scarlett Johansson tiene nueva conquista, el pintor mallorquín Domingo Zapata, formado en Nueva York, California y París y conocido por su éxito conquistando mujeres jóvenes y famosas de Hollywood. Avisados quedáis: poco a poco, discretamente, los mallorquines vamos a conquistar el mundo.
Diario Última Hora | Mi columna en el diario balear @uhmallorca

 

Comparte y comenta esta entrada: