Desde hace unos días, Daniel ha empezado a colgar fotos en su blog; David me ha enseñado esta tarde algunas de sus fotos históricas de hace 20, 15, 10 años… cada día alguien hace más o menos lo mismo en Facebook. Y yo vuelvo ahora mismo también sobre mis fotos, claro, soy muy influenciable.

En la primera es 1982, estoy en Mallorca, paseo mucho por el campo con mi abuela Catalina, tengo 8 años y me encanta leer.

el tiempo suma y multiplica

Con mis hermanos en 1984 en la casa de mis abuelos, tan mallorquina tradicional, tan sencilla.

el tiempo suma y multiplica

Tengo 11 años, 1985, y me han operado de un bulto «sospechoso» que tengo en la ceja derecha. Como premio por no haber llorado mientras me afeitaban la ceja, me regalaron un anillo muy bonito.

el tiempo suma y multiplica

Vila Universitaria 1992, acababa de llegar de Mallorca y me acompaña la nueva amiga serbia que hice ahí, Vanja Vinjevich. Sigo leyendo, sí, sobre todo en los bares.

el tiempo suma y multiplica

En ésta ha pasado poco tiempo en el calendario, 1993, pero los cambios se han sucedido a un ritmo vertiginoso; sigue gustándome mucho leer y soy una estudiante universitaria que se ha cortado el pelo en un trabajo para Llongueras mal remunerado y luego se lo ha teñido con el rojo más rojo del súper. Además, me fui a vivir con el librero más interesante de la Vila universitaria y decidimos tener un hijo. Que tardó año y pico en llegar.

el tiempo suma y multiplica

Aquí mi hijo Marcel tiene apenas unos meses (principios de 1996) y yo soy una veinteañera que estudia filología cuando me dejan asistir a clase; vivimos en un piso diminuto que acabamos de alquilar porque en la Vila Universitaria no cabíamos, con bañera en el salón, Barcelona, calle Carolinas. Y publico mi primer libro, «Uno solo, por favor», escrito las noches que mi hijo duerme menos y me acuerdo de Sylvia Plath.

el tiempo suma y multiplica

Vista panorámica del mini-salón. Medias a rayas y sofá-cama incómodo.

el tiempo suma y multiplica

En la guardería de mi hijo Marcel, en Sant Cugat 1997, soy la madre voluntaria para todo.

el tiempo suma y multiplica

Y… un día me corté el pelo pasándome la máquina, yo solita en casa, era 1995 y tenía 23, me había separado del padre de mi primer hijo. En la guardería me recibieron con cara de espanto.

el tiempo suma y multiplica

En ésta mi hijo Marcel, que también lee, ya tiene 6 años, yo 26; dejo con paciencia que mi pelo vuelva a crecer, vivimos en un bohemio dúplex con jardín de Sant Cugat, soy jefa de prensa de El Corte Inglés de Sabadell y escribo mi segundo libro, «Lais per amants distingits».

el tiempo suma y multiplica

Y en 2007 llegó mi segundo hijo, Juan, que acaba de cumplir 3 años hace unos días. También me mudé de ese piso, en la calle Ferran Puig. Dos veces.

el tiempo suma y multiplica

Y aquí estamos, hace unos meses, mi doble y yo, 35 años. Nos vamos conociendo cada vez mejor, hacemos más fotos, un tercer libro está listo para publicar. Sí, el tiempo suma. Y a veces multiplica.

el tiempo suma y multiplica

Comparte y comenta esta entrada: