«Si mis demonios me abandonan, temo que mis ángeles también se marchen». Rilke, al retirarse de la psicoterapia, tras enterarse de las metas a que aquélla aspiraba (1914)

Comparte y comenta esta entrada: