El ecuador de Ulises Roser Amils portada

En febrero de 1956, una mañana la isla amaneció, como toda Europa, cubierta de nieve. Fue de tal envergadura y duración aquella ola de frío que habría que retroceder a la edad glacial para encontrar un acontecimiento semejante. Se produjo la temperatura más baja registrada en nuestro país en todos los tiempos desde que hay mediciones: -32,0ºC en la estación del Lago Estangento (Pirineo de Lérida).

Los coches eran todavía modelos muy antiguos y el tranvía recorría Palma a sus anchas, pero esos días la isla quedó totalmente paralizada.

Para leer más, visita ‘El ecuador de Ulises’, la nueva novela de Roser Amills (ifeelbook, abril 2015)

nevada 1956 mallorca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *