Tuvo que ser eso.

El olor de la luz. De la piel sudada.
De los brazos al aire.
De las zancadas que demuestran
una y otra vez

que toda seguridad personal
es transitoria.

poema inédito de abril

Comparte y comenta esta entrada: