Situado en la Serra de Tramuntana de Mallorca, y actualmente parque natural, fue invadido por excavadoras en 1955 con la misión de abrir una carretera entre la base de la montaña y su cumbre. De esta titánica tarea se encargaron en equipo técnicos de la US Air Force y trabajadores mallorquines. El motivo de este destrozo era, según Francisco Franco, lograr que España se llevara mejor con EEUU, que ansiaba instalar en la recortada cima la estratégica Estación de Alerta y Vigilancia número 7 con el fin de controlar un amplio y valioso espacio del Mediterráneo Occidental.

Para leer más, visita ‘El ecuador de Ulises’, la nueva novela de Roser Amills (ifeelbook, abril 2015)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *