Henry Miller (1891-1980), Comerse a la amada y a cuantos la rodean

/ Con mis ex parejas, Inspiracion digital, PARA PENSAR, Peinados, Personal, Víctor Amela, ex pareja de Roser Amills

“Los adultos necesitan la literatura obscena como los niños los cuentos de hadas, como alivio para la fuerza opresora de las convenciones” 
Havelock Ellis 

La pasión por el erotismo mezclado con la comida y una pizca de canibalismo del controvertido Miller se revela en “Sexus”, uno de sus libros más polémicos, escrito en 1949 pero que en EEUU no se publicó hasta 1960 por considerarse obsceno, sigue esta línea de desafío de las convenciones presentando una fantasía de glotonería capaz de exceder todos los límites, un hambre que no admite saciedad, y así lo hace ver utilizando al protagonista de su novela para expresar una hambrienta demanda autobiográfica: “Soy insaciable. Comería pelo, cera sucia, coágulos de sangre, cualquier cosa y todo lo que sea tuyo. Preséntame a tu padre con sus trapisondas, con sus caballos de carreras, sus entradas gratis para la ópera; los comeré a todos, los tragaré vivos. ¿Dónde está la silla en que te sientas, dónde está tu peine favorito, tu cepillo de dientes, tu lima de uñas? Sácalos para que los pueda devorar de un bocado. Dices que tienes una hermana más hermosa que tú. Muéstramela… quiero arrancarle la carne de los huesos.”

Compartir esta entrada

Comparte y comenta esta entrada: