«La insólita y gloriosa hazaña del cipote de Archidona» es una de sus anécdotas más picantes del escritor. Se trata de un hecho real: reúne la delirante correspondencia mantenida entre Cela y su amigo y académico Alfonso Canales y fue llevada al cine con mucho éxito: ocurrió en Archidona, provincia de Málaga, el 31 de Octubre de 1971. Una noche una pareja de novios se empieza a toquetear en el cine del pueblo viendo juntos una película musical de moda en la época. Alfonso Canales resume el momento culminante de la noche en una carta que dirigió a Cela el 3 de febrero de 1972. “El caso es que, en arribando al trance de la meneanza, vomitó por aquel caño tal cantidad de su hombría, y con tanta fuerza, que más parecía botella de champán, si no géiser de Islandia”. Como este asunto fue llevado esa misma noche a la judicatura, han quedado por escrito detalles como que el chaparrón seminal salpicó a los espectadores de la fila trasera e incluso a los de la posterior. Comenzaron los gritos de extrañeza, alguien encendió la luz, identificaron la naturaleza de las manchas y se hizo el escándalo. Tras el proceso, les obligaron a casarse y Cela preparó un libro con tan simpático material.

Comparte y comenta esta entrada: