Isabel II de Borbón, conocida como La de “los Tristes Destinos”, fue Reina de España tras la derogación de la Ley Sálica y a los 16 dijo a su madre el día antes de casarse: «He cedido como reina, pero no como mujer. Yo no he buscado a este hombre para que fuese mi marido; me lo han impuesto y no lo quiero», pues a pesar de su juventud ya sabía de la homosexualidad de su primo. Ese marido, Francisco Asís de Borbón, duque de Cádiz, era primo carnal por partida doble e interesaba políticamente, pero la noche de bodas fue un fracaso. Más tarde diría Isabel II al diplomático León y Castillo: «¿Qué voy a decirte de un hombre que en la noche de bodas llevaba en su camisa más bordados que yo en la mía?». Al parecer el nuevo rey alias Paco Natillas, no puso la menor intención en la consumación del matrimonio. La gente cantaba: «Paco Natillas es de pasta flora y se mea en cuclillas como una señora». Dicen que tenía tantos amantes masculinos como Isabel II. Entre los de la reina cabe destacar a el compositor Emilio Arrieta, Carlos Marfori, José María Ruiz de Arana, conocido este en Madrid como «el pollo Arana». Otro, el militar Puig y Moltó, a quién se atribuía, junto con Arana, la paternidad del futuro Alfonso XII. Por su parte, el pueblo cantaba mientras tanto: «Isabelona tan frescachona y don Paquito tan mariquito.». A cada uno de los embarazos de Isabel II se atribuye un hombre distinto. Cualquiera excepto su marido.

Comparte y comenta esta entrada: