Esto es una republicación: … me han preguntado Marcóticos y Daniel que si era posible poner las fotos más grandes… y sí, por supuesto! (¡encantada!)

Ahí van, espero que os divierta este despliegue lúdico (ahora un 180% más visible) que recorre como ha querido el azar de las fotos perdidas y las fotos encontradas mis pasados 31 años de roser amills (ya sé que parece un catálogo de peluquería, a ratos, dividida la roser que se muestra entre pelucas y cortes y tintes de pelo hechos en casa por una servidora como di se un juego de muñecas se tratara, no he querido hacer ningún retoque para arreglarlas y por eso están tal cual, jajaja)… y la modelo tiene sus caras raras etc según las circunstancias, es lo que hay… y como dice Iván algunas veces, «la que muestra lo que tiene no está obligada a más».

Me hace mucha gracia verme de baby porque compruebo que juanito y marcel se parecen a mí, y a medida que crecen se irán pareciendo más y más a sus padres, como ya estoy comprobando con Marcel, qué sorprendente es la naturaleza! Ojalá, al igual que conservo estas fotos, conservara otras muchas más, pero uno no vive pensando en las fotos, claro, y esto es todo cuanto tengo para este ejercicio de memoria: ¿quién soy? Además, estaba pensando que en breve tendré que continuar el álbum con las fotos que van de esos 31 años, donde termina la última de estas fotos, hasta los casi 34 que tengo ahora (capítulo que incluye ni más ni menos que a juanito!), y luego 35, y 36… es mucho trabajo, jejeje, y ojalá no se terminara nunca!

Re-NOTA: la primera foto corresponde, por supuesto, a mi primer encuentro con un fotomatón (de ahí probablemente la cara de susto, luego me fui animando, como comprobaréis!)… en las siguientes 4 estoy en brazos de mi madre y las otras en brazos de mi abuelito josep amills soler, que murió apenas un año más tarde de silicosis, en la que me veis con un chupete sujeto a mi muñeco favorito que obviamente se perdió y que era un payasito. ah! el mono al que abrazo en otra es de verdad (tengo otra del mismo día en el circo montada sobre un elefante, pero debe de estar en Mallorca, lástima porque esa sí que es realmente mi favorita!), de las de adolescencia no os comento apenas nada porque hablan por sí mismas, jajaja, están también mi pelo rapado al cero que tanto tiempo peiné y la última fue realizada por Diego Ortiz y Pepe Murciego, en su Bellamatic de viaje, para mi carnet de fan de la revista LA MÁS BELLA (una publicación-galaxia de ideas fantástica, y por supuesto los bellos son ellos).

Comparte y comenta esta entrada: