He aquí un chiste que ilustra perfectamente la dificultad de pasaje de lengua y la sutileza que implica el «savoir faire»:

tres traductores están discutiendo un trabajo y a propósito de la traducción al castellano de savoir faire, uno de ellos pregunta ‘¿qué es savoir faire?’ a lo cual otro dice: ‘Savoir faire es lo siguiente. un marido se va de su casa a una reunión e inesperadamente vuelve a su hogar a la media hora. entra, abre la puerta del dormitorio y encuentra a su esposa con un hombre en la cama desnudos. el marido ante eso les dice: ‘disculpen’ y cierra la puerta. eso es savoir faire.’ a lo cual el segundo le retruca: ‘Creo que le falta algo a tu anécdota para pintar correctamente la definición. Cuando entra el marido al dormitorio les dice ‘disculpen… continúen’. eso… es savoir faire.’ a lo cual el primero habiendo escuchado a los dos colegas llega a la siguiente conclusión: ‘ si, es muy aproximativo … pero falta algo. es que cuando el marido entra al dormitorio les dice ‘disculpen … continúen.’ Y ellos continúan: eso es savoir faire.”

Comparte y comenta esta entrada: