Old Fashion
La obtención de un nido y alimentos para la subsistencia es una de las actividades básicas de la agrupación animal, y constituyen los principales componentes activadores naturales que nos unen los unos a los otros etc.

Y pasamos al bolso de Marilyn Monroe. Porque una de las acompañantes de uno de los presentes nos entregó una invitación para su reunión/ presentación de una variadísima colección de bolsos de mano. Por lo visto se venden muchísimo, y cuanto más brillantes y llamativos, mejor. Así, hablando de bolsos y su función social -putas, actrices, secretarias… todas tienen en el bolso su punto de apoyo para el glamour cotidiano imprescindible- el empleo de todo tipo de estrategias de cortejo, acercamiento y alejamiento nutritivos del amor/desamor seguridad / inseguridad… y todo a cambio de un alto coste energético. Y también son detalles que ayudan a revolver el cajón de manzanas que acarrea cada uno para que las consumamos a tiempo: lo que se van a comer los gusanos, que lo disfruten los humanos”, se explayó algún sabio.

Bueno, ya me estoy enrollando… pero es que todas estas charlitas de bar resultan aún más relevantes si una busca comprender todo eso de de dónde venimos y adónde vamos cuando nos agrupamos, compartimos, partimos o simplemente observamos.

Y comprenderlo aunque sea ligeramente puede ser un factor de primera magnitud en la optimización del proceso que denominamos VIDA (EN PAREJA, O NO), y esa fue la divertida iluminación que alrededor de una mesa pergeñamos unos cuantos avestruces y avestruzas, tigres, chimpancés et alter… ayer por la noche.

Todas estas afirmaciones tan “de documental” que he dejado caer arriba, aún desordenadas resultan aptas para la comprensión, como decía, de numerosas rutinas sociales. Una mira alrededor, y además de un restaurante que más tarde se transforma en animada coctelería… empieza a vislumbrar animalitos (mamíferos y aves, principalmente) que se mueven e interelacionan defendiendo territorios, buscando dominantes y dominados, un old fashion -cóctel que desde aquí recomiendo encarecidamente- etc.

Y estas observaciones comunes una vez agrupadas cobran especial importancia al constatar todos al unísono, desde los más diversos puntos de vista -había una fotógrafa-filósofa o viceversa, un pintor-principito y su igualmente príncipe diseñador de moda ruso-alemán, un sociólogo-pintor, un saxofonista y su amiga…- lo cerca que está el impulso que guía el mundo animal de nuestro (supuesto) subconsciente humano. Y para muestra, un botón: avestruz hembra (AH) acepta que avestruz macho (AM) busque nido en plena sabana. Él recorre kilómetros y kilómetros hasta que da con una mini-sombra (en la Sabana no abundan) que podría resultar cómoda para montar ahí un nido.

Corriendo corriendo de nuevo regresa donde AH y le ruega que le acompañe, a ver si es de su agrado… AH da el visto bueno (no quiero ni pensar qué podría suceder en caso contrario!), él escarba, ella pone sus huevos (entiéndase que se aparearon mucho antes, cuando él se impuso como macho dominante de su grupo y la eligió a ella) y asunto arreglado.

Mientras, algunas hembras necesitadas de nido se acercan. Pero no para seducir al macho dominante-galante, sino para pedir permiso a la afortunada AH.

-¿Podemos poner nuestros huevos en tu nido?
-Vale.

Y unas cuantas van posando sus enormes huevos alrededor. Hasta 20 (sí, saben contar!!!). Ese es el número que asegura dos cosas:

a) que los huevos de la AH Afortunada están rodeados con suficiente cantidad de huevos como para que el porcentaje de pillajes por parte de alimañas hambrientas y roturas asegure su camada…

b) que sus polluelos recibirán suficiente calor / frescor / buen rollito graciasa a este sistema de nido compartido

Pero ojo! La AH dominanta no deja a nadie más que se acerque, incuba ella y sólo ella. Pero cuando desaparece un huevo tiene el detalle de avisar a la primera de la lista de espera para que lo reponga con otro… y así hasta que nacen los avestrucelos.

A partir de ahí es otra historia, que requerirá una nueva reunión. Os mantendré informados.

Comparte y comenta esta entrada: